El fabricante alemán de componentes para automóviles Bosch ha iniciado la actividad en su nueva planta de producción de semiconductores y de piezas electromecánicas en la ciudad alemana de Reutlingen, para lo que ha invertido 600 millones de euros, informó hoy la empresa en un comunicado. Estos 600 millones de euros representan la mayor inversión individual de la historia de la corporación alemana. El presidente de la compañía, Franz Fehrenbach, explicó que a pesar de la crisis económica Bosch tuvo "la voluntad, la fuerza y los medios" para continuar con sus planes de construcción de esta factoría.