La frase no es mía. Es del inversor multimillonario Jim Rogers, presidente de Rogers Holdings: “Los mercados están pendientes de una corrección. Cualquier mercado que sube mucho, así de rápido y sin corrección, no es una actuación normal. Cuando este tipo de cosas sucede, el mercado podría estarse preparando para un 15 a 20% de caída. No creo que lo sucedido con Goldman fuera la causa de la corrección...sería más bien un catalizador.
 Cuando baja la marea se ve quien está nadando desnudo. Estoy seguro de que habrá muchos esqueletos más por venir”. Los que se juegan los dólares, los suyos propios y los ajenos, parecen tenerlo muy claro a estas alturas de curso: las Bolsas han subido en vertical y nunca esa reacción tiene continuidad, nunca es eterna. Los sabios y ricos inversores en Bolsa sostienen que los desarrollos de los mercados deben ser en dientes de sierra, con más tacto que el que demuestran en la actualidad. Conforme pasa el tiempo, los mejores sabuesos pronostican que las Bolsas ya han descontado lo mejor en términos de crecimiento económico, de política de tipos de interés cero y de aumento del beneficio empresarial, aunque sea, como lo es, a costa de reducción de gastos por la vía de los despidos

Por eso, aumentan las voces de sentimiento contrario. Por ejemplo, Dick Bove de Rochdale Securities, ha enviado un informe a sus clientes donde señala que lo que sucedió el viernes de la semana pasada (caso Goldman) podría estar preparando el escenario para otro colapso financiero. Los medios, según este analista, solo han cubierto una parte de la historia.

“Lo que vendió Goldman no eran productos al por menor dirigidos a inversores no sofisticados. Estos eran productos de gran demanda por parte de inversores cualificados. El mejor ejemplo de esto es que han comprado miles de millones de dólares en esto y igual que en otros instrumentos”.

“Los inversores institucionales necesitaban comprar instrumentos de alto riesgo y retorno ajustado. El mercado de derivados sintéticos se creía que era el lugar ideal para crear dichos valores. Al trabajar con empresas de banca de inversión los fondos de pensiones podrían comercializar estos activos de moda y alto rendimiento que se consideraban seguros por estar garantizados con hipotecas. La demanda de este tipo de productos se cree que asciende a miles de millones de dólares”.

“Todo lo que sucedió el viernes está preparando el escenario para el colapso de nuestro sistema financiero de nuevo”.  http://capitalbolsa.com/articulo/44475/se-puede-estar-preparando-otro-colapso-financiero-dick-bove.html

Respecto a la recuperación económica, la realidad no es la que cotiza la Bolsa. Esta semana hemos conocido que el Banco Central de Alemania (Bundesbank) espera que la economía del país vuelva a contraerse en los tres primeros meses de 2010 como consecuencia de los efectos del temporal que azotó Europa el último invierno, que perjudicó la recuperación del sector de la construcción, así como por la debilidad de los pedidos de la industria durante el pasado otoño.

De este modo, la institución presidida por Axel Weber apunta en la última edición de su boletín mensual que la inusual dureza del invierno, que afectó al sector de la construcción incluso en el mes de marzo “probablemente resulte en una contracción del PIB”, aunque subraya que en el segundo trimestre se retomará el crecimiento de la economía.

El crecimiento del PIB de Alemania se estancó en el cuarto trimestre de 2009 respecto a los tres meses anteriores, tras registrar una expansión del 0,7% en el tercer trimestre del año y del 0,4% en el segundo trimestre. En términos interanuales el PIB alemán decreció un 1,7% en el cuarto trimestre, muy por debajo de la contracción del 4,7% del trimestre anterior. Por su parte, el Bundesbank prevé que la economía alemana, que cerró 2009 con una contracción del 5%, registrará en 2010 un crecimiento del 1,6%, una décima más de lo esperado por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Y como guinda, Nouriel Roubini, profesor de economía de la Universidad de Nueva York y uno de los economistas más seguidos a nivel mundial, ha publicado en su página web que la crisis de la deuda soberana a la que se enfrenta Europa y que empezó en Grecia, se está extendiendo a muchos otros países de la OCDE, entre los que incluye a España, Italia, Irlanda y Portugal fundamentalmente.

“La sostenibilidad de la deuda pública ha explotado como un problema grave en las economías desarrolladas, sobre todo en España, Italia, Irlanda, Grecia y Portugal, pero también en muchas otras grandes economías de la OCDE, incluyendo EEUU”.

“Este problema principalmente se traduce dentro de la zona euro en una pérdida de competitividad, crecimiento de costes salariales y de trabajo que supera la productividad, políticas fiscales indisciplinadas. El rescate de Grecia no va a funcionar porque no se ocupa de estos problemas”.

Roubini espera que la zona euro crezca por debajo de la media de crecimiento global en 2010, un 0,9% vs 2,8% de EEUU.