La compañía aeronáutica estadounidense Boeing anunció hoy que retrasará las pruebas del modelo 787 Dreamliner, previstas para finales de este mes, debido a que necesita reforzar un lado del armazón de la aeronave. La compañía indicó en un comunicado que esta necesidad fue detectada durante una de las pruebas estáticas que realizan habitualmente con el avión. Aunque en un principio barajó continuar con la fecha prevista con una reparación temporal, después de realizar nuevas pruebas, la compañía tomó la decisión final de aplazar el vuelo.