El fabricante de aviones estadounidense Boeing recortó su pronóstico de demanda de nuevos aviones, debido a la depresión de la industria, y dijo que actualmente está concentrado en entregar los pedidos existentes más que en conseguir otros. La compañía dijo el jueves que espera que haya 29.000 nuevos pedidos de aeronaves en todo el mundo durante las próximas dos décadas, frente a la previsión de 29.400 de hace un año. Boeing dijo que el valor total de los nuevos pedidos sería de 3.200 millones de dólares, la misma cifra que el año pasado. El nuevo pronóstico refleja la crisis actual del tráfico aéreo, pero también supone una recuperación en el largo plazo.