Boeing sigue su avance en la carrera hacia el primer vuelo del 787 Dreamliner, cuyas primeras pruebas de motor ya han finalizado, y está completando el refuerzo de la zona que une el ala con el fuselaje, para realizar las "pruebas funcionales necesarias" con vistas a realizar la primera prueba de vuelo a finales de este año.  El fabricante estadounidense de aviones ha completado en las instalaciones de Everett, en Washington, los refuerzos del fuselaje lateral de otros dos 787 Dreamliner, uno de ellos designado para la prueba del primer vuelo, según informó hoy la compañía.