El grupo automovilístico alemán BMW, que comprende las marcas BMW, Mini y Rolls-Royce, se ha fijado como objetivo alcanzar este año unas ventas de más de 1,2 millones de vehículos en todo el mundo.