El grupo automovilístico alemán BMW, que comprende las marcas BMW, Mini y Rolls-Royce, cerró el primer trimestre del año con un beneficio neto de 324 millones de euros, frente a unas pérdidas de 152 millones en el mismo período de 2009. El presidente de la corporación, Norbert Reithofer, destacó que BMW ha registrado "un buen comienzo" en 2010, y atribuyó la positiva evolución del grupo a las medidas implementadas en el marco del plan estratégico Number ONE.