El fabricante alemán de automóviles BMW cerró el año pasado con un nuevo récord en venta de vehículos, según informó la empresa. El mayor crecimiento lo registró la serie de los Mini Cooper, que mejoró en un 18,5 % sus ventas, que se cifraron en 222.875 unidades vendidas. A nivel mundial se vendieron más de 1,5 millones de unidades de las marcas BMW, Mini y Rolls Royce, lo que significa un aumento de un 9,2 % respecto al año anterior. Sin embargo, en el mercado más importante, Alemania, sufrió una significativa caída de un 4,2 %. A pesar del récord de ventas, BMW anunció en diciembre pasado un severo plan de ajuste con el despido de miles de trabajadores.