El fabricante alemán de vehículos de lujo BMW ha aumentado en los cuatro primeros meses del año las ventas hasta 451.683 unidades, un 0,8 por ciento más que en el mismo periodo de 2006.
Según la compañía germana, las ventas de la marca BMW ascendieron entre enero y abril un 0,9 por ciento, hasta 386.273 unidades. Las entregas de la marca MINI, que el año pasado habían retrocedido, mejoraron en el mismo periodo un 0,6 por ciento, hasta 65.245 vehículos, ya que la nueva generación de este modelo está disponible en todos los mercados importantes. El año pasado las obras para la ampliación de las capacidades de producción en la fábrica de Oxford (Reino Unido) crearon cuellos de botella en la fabricación del MINI. Las ventas del conjunto del grupo BMW en abril mejoraron hasta los 118.456 vehículos, un 3 por ciento más que en el mismo mes del 2006. Las entregas de vehículos de la marca BMW aumentaron en abril un 0,5 por ciento, hasta el récord de 100.141 unidades, frente a las cifras del mismo mes del año pasado, mientras las de la marca MINI ascendieron en abril un 19,2 por ciento, hasta 18.263 vehículos. BMW incrementó las ventas de la marca Rolls-Royce el mes pasado hasta las 52 unidades, un 2 por ciento más que en abril de 2006. La firma germana prevé mejorar en los próximos meses las ventas, que estuvieron contenidas en los primeros meses del año por el cambio de algunos modelos, y lograr para el conjunto de 2007 un ascenso de una cifra alta de un dígito respecto a las cifras de 2006