El índice tecnológico Ibex Nuevo Mercado, creado en 2000, dejará de existir próximamente, según ha anunciado su gestor Bolsas y Mercados Españoles (BME). La decisión obedece a que la realidad económica que conllevó su creación ha cambiado y ahora se muestra innecesario. BME señala que ha decidido reorganizar los segmentos de contratación del mercado bursátil y va a ofrecer a las compañías que integran el Nuevo Mercado, uno de los pocos índices de estas características que persistía en Europa, la posibilidad de solicitar su paso al segmento de contratación general.
Según el holding que gestiona las cuatro bolsas españolas, la realidad económica a la que respondía la creación del Nuevo Mercado y las características propias de las empresas que lo integran, "ha evolucionado con el tiempo haciendo innecesario el mantenimiento de criterios específicos para la negociación de estos valores". BME apunta que el nuevo entorno de clasificación de las compañías en el mercado bursátil español permite diferenciarlas por su capitalización, sector económico, comportamiento estadístico en el mercado o de otros criterios basados en el análisis fundamental. Añade que la pertenencia al Nuevo Mercado, que en las próximas semanas se sabrá cuando dejará de calcularse, ha sido compatible con la posibilidad de pertenecer a alguno de los índices basados en la capitalización de mercado de las compañías: Ibex 35, Ibex Medium Cap o Ibex Small Cap. En la actualidad... En la actualidad, el Nuevo Mercado está integrado por diez compañías: Indra, Abengoa, Zeltia, Jazztel, Avanzit, Amper, Tecnocom, Natraceutical, Puleva Biotech y Befesa Medio Ambiente, prácticamente las mismas que lo formaban cuando se estrenó el 10 de abril de 2000. Ese día, el índice debutó con Indra, Corporación IB-Mei (hoy Tecnocom), Zeltia, Abengoa, Amper, Befesa, Radiotrónica (actualmente Avanzit), así como Amadeus, TPI y Terra. Este segmento bursátil, que cuando nació era el segundo mayor de Europa de sus características por capitalización, se creó para agrupar a las cotizadas tecnológicas o con alto potencial de crecimiento. El proyecto nació oficialmente a finales de 1999 en virtud de una orden del Ministerio de Economía, que posteriormente desarrolló en una circular la Comisión Nacional del Mercado de Valores y en un reglamento la Sociedad de Bolsas. El objetivo era que sus integrantes estuviesen sometidas a mayores obligaciones de transparencia que el resto de cotizadas para que sus inversores estuvieses siempre informados del riesgo que asumían. Desde hace años, los expertos consideran que no tenía mucho sentido mantener este indicador, una vez desaparecida la fiebre tecnológica que propició su creación, así como por la falta de liquidez y la escasa capitalización de los valores que lo integran. Batacazo de Terra Además, el mal comportamiento de Terra, máximo representante del auge y la caída de los valores tecnológicos españoles, frustró en gran parte la carrera del Ibex Nuevo Mercado, que hoy suma 3.430 puntos frente a los 10.000 con los que se estrenó. El Nuevo Mercado, que nunca superó esa cota inicial y cuya máxima referencia siempre ha sido el Nasdaq de Nueva York, se creó en un momento en el que también nacieron índices similares en Italia, Francia o Alemania, países en los que los indicadores tecnológicos desaparecieron hace años. Concretamente, el "Neuer Markt" dejó de cotizar a principios de 2003 debido a la desacreditación que sufrió el sector tecnológico plagado de suspensiones pagos y escándalos por mala gestión.