BME obtuvo un beneficio neto de 135,5 millones de euros en 2012, lo que representa un descenso del 12,7% con respecto al ejercicio anterior.

Los expertos consultados por Reuters pronosticaron un beneficio de 138,5 millones, por lo que su beneficio anual se ha ajustado a las previsiones. En el cuarto trimestre, su beneficio neto cayó un 17,2%, hasta 30,4 millones de euros.

Los ingresos ascendieron a 296,2 millones de euros, con una disminución del 7,8%, al tiempo que los costes operativos ascendieron a 98,9 millones de euros, con un ligero incremento del 0,6% respecto a 2011 y claramente po debajo de la tasa anual de inflación.

La evolución de los principales indicadores de seguimiento de gestión financiera mantiene diferencias favorables respecto a la media del sector, según la compañía. El ratio de eficiencia presenta un valor en el cuarto trimestre del 35,4% y del 33,4% para el conjunto del año. Igualmente la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) se sitúa a cierre de ejercicio en el 32% y en el 29% en términos trimestrales.