China debe dejar su divisa fluctuar para evitar desequilibrios económicos y reflejar la competitividad del país, indicó el miércoles Lorenzo Bini Smaghi, miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo.  La política de China de vincular el yuan al dólar tiene que abandonarse para evitar tensiones económicas internacionales, dijo Bini Smaghi en un discurso en la Universidad LUISS Guido Carli en Roma.  "Si queremos evitar una repetición de los desequilibrios internacionales, es necesario que en el futuro países con impactos en el sistema, como China, adapten su política monetaria y permitan que su tasa de cambio fluctúe para reflejar la competitividad", afirmó Bini Smaghi.