Ser alarmantes es la acusación más manida en tiempos de crisis contra los medios de comunicación, pero lo cierto es que la situación -casi culebrón- protagonizado por BFA-Bankia no tiene demasiadas salidas. Una de las soluciones más inmediatas para enmendar los errores pasa por la venta de las participaciones que el grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri tiene en empresas como Iberdrola, NH Hoteles, Realia o IAG. Algunas de ellas con más motivo aún puesto que arrojan pérdidas, en lugar de remar en el sentido de la recuperación. Eso sí, la cadena hotelera y la aerolínea son las opciones que se barajan y parece que el banco de inversión Lazard ya ha recibido el encargo. 

FUENTE: BANKIA, BFA

 
La evidencia más absoluta fueron las palabras del actual presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, que tras el consejo de administración del pasado sábado se refirió a la “notable” cartera de participaciones con que cuenta Bankia y de la que se tiraría en caso de necesatirla y no hay nadie más necesitado que un 'rescatado' por el Estado. En todo caso, ya se ha iniciado este proceso puesto que BFA-Bankia se deshizo de la participación del 4,1% que tenía en Bolsas y Mercados Españoles, así como del 10,3% que poseía de Mapfre Ibérica. Pero ¿quién puede ser una posible 'venta? Las cifras están claras y desglosadas según las dos entidades: Bankia cuenta con una participación del 12% en la antigua Iberia, en IAG, hasta el 10% en NH Hoteles, el 28% en Realia y el 9% en Metrovacesa, en lo que se refiere a cotizadas dentro del mercado continuo; en el caso de Banco Financiero y de Ahorros cuenta con un 5,4% de Iberdrola, el 20% de Indra y otro 5,6% en la cadena hotelera NH, con lo que se elevaría su participación hasta el 15,59%.


Realia e Indra, las grandes participadas
Entre amba compañías, la más destacada es Indra tanto por su exposición a las posiciones cortas como por su peso dentro del mercado continuo. Mueve 728 millones de euros de capitalización bursátil y es el valor más afectado -o carcomido- por los bajistas. Los osos la han elegido como su premio de caza y representan el 10,8% de su capital lo que le ha llevado a unas pérdidas del 2,95% desde que comenzara 2012. Adelanta con creces al Banco Popular, en cuatro puntos porcentuales, que es otra de las patas fundamentales sobre las que se apoya Bankia pues cuenta con el 0,6% de su accionariado.

REALIA, INDRA (FUENTE: INFOBOLSA)


Los fundamentales de Indra no pintan excesivamente bien dado que declaró una deuda neta que ascendía a 549 millones de euros al cierre del primer trimestre de 2012.

En terreno bursátil, Realia ha registrado peores cifras que Indra, con unas pérdidas del 13,9% en 2012, que ya nada tienen que ver con los 1,15 euros a los que cotizaba el pasado 2 de enero. En su caso, las cuentas arrojan una estabilidad en relación al ejercicio anterior, con un Ebitda de 31,9 millones de euros. El objetivo de la participada de Bankia está bastante claro desde su renuncia a comprar la Torre KIO de su matriz, que se encuentra justo enfrente de su sede en la capital, y, sin embargo, optó por asumir el pago de una deuda de 92,6 millones de euros.


Metrovacesa y Deoleo
No hay demasiado que añadir a la situación de una inmobiliaria nacional tras el estallido de la burbuja del ladrillo. Metrovacesa se encuentra en una situación delicada con unas pérdidas de 48,5 millones de euros al cierre del primer trimestre del año, que contrastan con el beneficio del mismo periodo de 2011 cuando alcanzó los 8,9 millones. La refinanciación se encuentra detrás de estos números en negativo; sólo la deuda inmobiliaria ascendía a 5.074 millones de euros a cierre de marzo. Su filial Desarrollos Estructurales Vainés se declaró asimismo en concurso de acreedores este año.

METROVACESA, DEOLEO (FUENTE: INFOBOLSA) 


Los inversores han castigado esta situación en el mercado continuo con unas pérdidas que alcanzan el 29,63% para un volumen de capitalización de 375,5 millones de euros.

Por su parte, Deoleo, la antigua SOS Corporación, ha perdido en el último año un 70% de su valor en bolsa pues cotiza este martes a 0,32 euros cuando en mayo del año pasado marcaba máximo en los 0,60 de las últimas 52 semanas.


NH Hoteles e IAG, las más rentables
La cadena hotelera acumula una escalada al alza superior al 22% en lo que va de año. Con un capital de 461 millones de euros, BFA-Bankia posee 15,59% en la participación acumulada que acumula Bankia, con el 10%, y el restante porcentaje su filial inmobiliaria. En caso de que José Ignacio Goirigolzarri decidiera deshacerse de su participación en NH Hoteles haría una caja de 134,39 millones de euros si vendiera los títulos a precio de cierre del mercado del lunes.

NH HOTELES, IAG, IBERDROLA (FUENTE: INFOBOLSA) 


Su trayectoria bursátil no acompaña, sin embargo, a sus fundamentales puesto que NH cuenta con una deuda superior a 800 millones de euros. El pasado mes de abril, anunció la refinanciación con un vencimiento de entre tres y cinco años de sus deudas en las que 729,8 millones corresponden a un préstamo sindicado y 75 millones es deuda en Italia, según datos de la CNMV.

¿Y en cuánto a la aerolínea?Goirigolzarri se metería en el bolsillo 656,6 millones de euros con la venta del 12,09% que tiene de la antigua Iberia (a precios de cierre del lunes 28 de mayo). Y es que además en caso de que la entidad decidiera deshacerse de su participación, no perdería los derechos políticos hasta el año 2015 vía sociedad Garanair, controlada por Bankia y El Corte Inglés.

Desde el punto de vista técnico, IAG acumula una revalorización superior al 22% en 2012, aunque Fernando Hernández, director de Gestión de Inversis Banco, aconseja no entrar en este valor teniendo en cuenta que “el sector de las aerolíneas depende del consumo a nivel mundial”, sector que “está acotado”. Por su parte, Roberto Moro, analista de Apta Negocios, considera que por encima de “1,85 podría experimentar rebotes imporntantes”, aunque recomienda esperar hasta ver “la zona de 2 euros”.


Iberdrola

De las participadas es la compañía más importante dentro del Ibex 35 pues su capitalización supera los 19.471 millones de euros. No obstante, Goirigolzarri es consciente que el hecho de deshacerse de su participación del 5,4% de la eléctrica conllevaría asumir unas minusvalías difíciles de encajar.

El recorrido bursátil de la compañía de Ignacio Sánchez Galán lleva acumulada unas pérdidas del 11% en 2012 hasta los 3,26 euros al cierre del lunes, frente a los 4,96 euros a los que cotizaba el pasado 2 de enero. Es por ello que Álvaro Blasco, director de Atlas Capital, considera a la compañía como “una inversión interesante para el medio y largo plazo”, más aún cuando “está pendiente la regulación eléctrica” del sector, a pesar de que considera que “ya ha descontado lo peor”.

Se sabe convulsa, de ahí la salida de uno de sus consejeros, el ex presidente de Bancaja José Luis Olivas que decidió abandonar los dos barcos, el de la financiera y el de la eléctrica sin casi mirar atrás. “Hay riesgos”, apunta Alberto Roldán, director de análisis de Inverseguros, que no ve con buenos ojos “la sensación de que las compañías” en nuestro país “están baratas” dado que “el negocio eléctrico está en una situación tan pobre que comprar una compañía que tiene una exposición tan grande al mismo no parece atractivo. El riesgo seguirá ahí.”