El grupo BFA-Bankia registró una pérdida después de impuestos de 21.238 millones de euros en 2012, de los que 19.193 millones de euros corresponden a Bankia, tras realizar provisiones por valor de 26.845 millones de euros.

Las pérdidas del grupo se rebajarían hasta 19.400 millones de euros después del canje de híbridos.

La entidad, que prevé entrar en rentabilidad ya este año, ha subrayado que arranca 2013 con un balance saneado y una liquidez de más de 40.000 millones de euros, que permite cubrir los vencimientos de los próximos seis años.

"Iniciamos 2013 desde una sólida posición: un balance saneado, buenos niveles de solvencia y una excelente situación de liquidez. Nuestro reto ahora es hacer de Bankia una entidad rentable que permita devolver a la sociedad el apoyo que nos ha prestado", ha subrayado el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri.