El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ha destacado hoy que el mercado de trabajo de EE.UU. lleva tres meses de contratación fuerte, pero que está a niveles lejanos a los estables.

Bernanke reconoció hoy ante la Asociación Nacional de Economía y Negocios en Arlington, Virginia, que el mercado de trabajo estará respaldado por las actuales políticas de la Reserva Federal. No obstante, el crecimiento tendrá que estar respaldado por una mejora del consumo y la demanda empresarial.

"A pesar de la reciente mejora, el mercado de trabajo está lejos la normalidad", dijo Bernanke. "El número de personas que trabajan y las horas totales trabajadas todavía están por debajo de los niveles antes de la crisis".

Bernanke recalcó, una vez más, que el banco central está dispuesto a mantener las tasas de interés cerca a cero por algún tiempo. En concreto, la Fed se ha fijado como fecha pronta para subir el precio del dinero 2014. Aumentar antes de esta fecha los tipos de interés conllevaría desacelerar la economía mientras ésta está tratando de recuperarse.

245.000 empleos fueron creados entre los meses de diciembre y febrero. La tasa de desempleo desde el verano ha caído, hasta el 8,3%.

La economía creció a un ritmo anual de sólo el 3% en el trimestre en el último trimestre de 2011. Y los economistas creen que se ha desacelerado el crecimiento en el primer trimestre de este año, hasta el 2%.

La combinación de un modesto crecimiento económico con la rápida caída de desempleo es un puzzle complejo. Normalmente, se necesitan tasas de crecimiento del 4% anual para reducir el desempleo a tasas mayores de las actuales.

En respuesta a una pregunta, Bernanke dijo que no hay esperanza de que la confianza de los consumidores mejore, a pesar de los avances del empleo. Es decir, que la Fed "mantendrá la cautela".

Además, Bernanke destacó que el avance de los precios de la energía puede lastrar la economía. A la Fed le preocupa que la recuperación pueda flaquear de nuevo, ya que los salarios no han aumentado, los precios de la gasolina están subiendo y crisis de deuda de Europa podría impactar sobre la economía de los EE.UU..

Muchos economistas creen que la Fed no anunciará ninguna política cambiaria en su próxima reunión los días 25 y 26 de abril y facilitará las condiciones de crédito sólo si la economía se desacelera aún más.