Los títulos de Befesa, filial de Abengoa, repuntan más de un 30% a media sesión después de que el viernes anunciara la compra del 100% de la empresa sueca BUS por 357 millones de euros con el objetivo de expandir su presencia en Europa.
Los títulos de Befesa, filial de Abengoa, repuntan más de un 30% a media sesión después de que el viernes anunciara la compra del 100% de la empresa sueca BUS por 357 millones de euros con el objetivo de expandir su presencia en Europa. Los títulos de Befesa, filial de Abengoa, repuntan más de un 30% a media sesión después de que el viernes anunciara la compra del 100% de la empresa sueca BUS por 357 millones de euros con el objetivo de expandir su presencia en Europa. La cotización de la compañía se beneficia de una subida del 31,58% hasta alcanzar los 20,79 euros por acción desde los 16,30 euros con los que ha comenzado la sesión y con un máximo de 20,98 euros durante la jornada de hoy. La compañía señaló el viernes que esta operación le permitirá "desarrollar nuevas oportunidades de mercado en Europa del Este" convirtiéndose así en "líder europeo en el reciclaje de residuos industriales", aseguró su presidente, Javier Molina en una nota de prensa. La filial de Abengoa afirma que la empresa sueca alcanzará en 2006 una cifra de ventas de 201 millones de euros y un beneficio de 26 millones de euros. En cuanto a la creación de valor, Befesa estima que su beneficio proforma para el año completo aumentaría en 0,70 euros por acción con la integración de BUS. Igualmente, el beneficio proforma de la matriz aumentaría en 0,2 euros por acción. Abengoa ya intentó comprar BUS en 1999 cuando lanzó una oferta pública de adquisición por el 100 por 100 de su capital, pero la operación no fue aceptada por la mayoría de los accionistas. En junio de 2000 Abengoa compró a BUS el 51 por ciento de Befesa, y a través de una OPA posterior alcanzó el 92 por ciento de la misma. El reciclaje de acero permanece como única actividad de BUS, que cuenta con 335 empleados en Europa. La compra de la sueca se encuentra a la espera de aprobación por parte de las autoridades de competencia alemanas. La empresa sevillana dijo en una nota que la adquisición cuenta con una financiación sin recurso por parte de Barclays que se amortizará en siete años.