BearingPoint  alcanzó acuerdos, o está cerca de hacerlo, para vender la mayoría de sus operaciones. La firma de consultoría tecnológica y administrativa mantiene, además, negociaciones para desprenderse del resto de sus divisiones. La compañía se acogió el mes pasado a la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos. La compañía informó el lunes por la tarde que acordó vender casi la totalidad de su división de servicios al sector público en América del Norte. El precio de compra ascendería a 350 millones de dólares. También suscribió una carta de intención, no obligatoria, para vender una importante parte de su filial de servicios comerciales, que incluye su filial de servicios financieros, a PricewaterhouseCoopers LLC por 25 millones. BearingPoint ha informado un debilitamiento en sus resultados desde hace algún tiempo y a finales del 2007 nombró un nuevo presidente ejecutivo con la esperanza de cambiar su situación.