El Banco de España augura que si no se reforma "pronto" el sistema de pensiones para potenciar su contributividad y los sistemas complementarios, la sostenibilidad de las finanzas públicas será "costosa y difícil" por la presión que sobre el gasto público ejerce el envejecimiento de la población. Así consta en el Informe Anual de 2007 del Banco de España, en el que la institución que dirige Miguel Angel Fernández Ordóñez prevé que la tasa de inflación aumentará de forma elevada este año.