El Banco de España advierte de que, con una reducción de cerca del 30% de las cargas administrativas de las empresas, la tasa de crecimiento anual del Producto Interior Bruto (PIB) aumentaría entre 0,22 y 0,27 puntos de media en un periodo de diez años. En su último boletín económico, el organismo explica que esto se produciría debido al aumento de la productividad del trabajo, que subiría entre 0,24 y 0,3 puntos porcentuales de media anual, efecto que se trasladaría a los salarios reales. El informe destaca también que el recorte de las cargas administrativas reduciría la tasa de inflación y mejoraría la posición competitiva de los productos españoles en el exterior, con lo que la balanza comercial aumentaría cerca del 0,1%.