El Banco Central Europeo (BCE) subirá este miércoles los tipos de interés de la zona euro hasta el 4% para frenar la inflación que puede generar el robusto crecimiento económico y el aumento del empleo en el área. Los mercados dan por sentado que el consejo de gobierno del BCE elevará las tasas en 25 puntos básicos y contemplan más alzas antes de que acabe el año, pues consideran que el precio del dinero aún es moderado en vista del fuerte crecimiento de la economía de la zona.
El consejo a la sombra del BCE, un grupo de observadores de la política monetaria europea formado por 19 prestigiosos economistas, cree necesario más subidas de los tipos de interés, no por el nivel actual de los precios de consumo, sino por los riesgos inflacionistas que pueden derivarse de la fuerte reactivación económica y el crecimiento del empleo. En opinión de estos expertos, la mejora de la actividad económica y del mercado laboral puede dar lugar con retraso a una tendencia inflacionista difícil de contener una vez que se ha producido, por lo que recomiendan al BCE actuar con antelación. En este sentido se expresó también el Fondo Monetario Internacional (FMI), que consideró conveniente, en su informe sobre la eurozona, publicado hoy, que se endurezca la política monetaria del área para hacer frente a los riesgos inflacionistas a medio plazo derivados de un crecimiento económico mayor de lo previsto. El Producto Interior Bruto (PIB) de los trece países que comparten el euro subió un 0,6% entre enero y marzo de este año, respecto al trimestre anterior, y un 3% si se compara con el mismo periodo de 2006. Al mismo tiempo, la tasa de desempleo en la zona euro se redujo en abril hasta el 7,1%, su cota más baja desde la introducción del euro, según los datos de la oficina de estadística europea, Eurostat. "Debido a las robustas cifras del PIB en el primer trimestre de 2007, los optimistas indicadores de tendencia y un crecimiento monetario y del crédito aún alto, es de esperar a lo largo del año una restricción continua de la política monetaria hasta, al menos, el 4,25%", afirmó el banco alemán HSBC Trinkaus&Burkhardt. La mayoría de los expertos encuestados la semana pasada por la agencia de noticias Dow Jones, 32 de 50, previó que los tipos se situarán en el 4,25% a finales de año, mientras que diez analistas pronosticaron que las tasas alcanzarán el 4,5% a finales de 2007. La entidad de crédito germana WestLB pronosticó que el BCE dará pistas mañana sobre futuras subidas de los tipos de interés con advertencias sobre los riesgos inflacionistas que existen en la eurozona y con una posible revisión al alza de sus proyecciones de crecimiento e inflación. Según los analistas, el BCE pronosticará un incremento medio del PIB de la zona euro del 2,7% en 2007, frente al 2,5% que previó en marzo, en tanto que revisará al alza la media de inflación para 2007 en una décima, hasta el 1,9%. Un economista del banco de inversión Barclays Capital señaló que si el BCE eleva sus previsiones de inflación para 2007 hasta el 2%, podría interpretarse como una señal de que habrá otra subida moderada de las tasas en septiembre. El incremento de mañana, que será el octavo desde finales de 2005, aumentará el precio del dinero para los países que comparten el euro hasta su nivel más alto desde agosto de 2001