El Banco Central Europeo (BCE) aumentó ligeramente el jueves su previsión de crecimiento para la zona euro en 2007, que quedará situada en 2,6%, y no en 2,5%, y redujo la de 2008, que será del 2%, frente al 2,3% previsto en septiembre. Para 2009, el BCE prevé un crecimiento de 2,1%. Al mismo tiempo, la institución previó una inflación en la zona euro de 2,1% para 2007 y de 2,5% en 2008, frente al 2% inicialmente calculado. En 2009, la inflación será del 1,8%, una cifra que cumpliría el objetivo de 2% de la Eurozona.