El presidente del BCE, Jean Claude Trichet ha señalado que los riesgos para la estabilidad de precios en el medio plazo han aumentado y que, existe mucha preocupación por los posibles efectos de la segunda ronda. Por otro lado, ha señalado que el IPC seguirá alto, lo que es preocupante -y, posiblemente durante más tiempo al esperado-, pero se relajará gradualmente en 2009. En cuanto al crecimiento económico Trichet ha subrayado que el PIB continúa debil a mitad 2008 y existe mucha incertidumbre sobre su evolución. Y ha insistido en que perduran los riesgos bajistas al respecto.