El Banco Central Europeo (BCE) confirmó hoy que la economía mundial, incluida la zona del euro, experimenta una acusada desaceleración y que tanto la demanda mundial como la de la zona del euro será muy débil en 2009. En el boletín mensual de abril, publicado hoy, el BCE aventura que la recuperación económica se producirá de forma gradual en 2010. El BCE destacó que los indicadores disponibles de expectativas de inflación a medio y largo plazo continúan firmemente anclados en niveles compatibles con el objetivo de mantener la inflación en tasas inferiores, preso próximas al 2 por ciento a medio plazo.