Los dos grandes bancos españoles se suman a la euforia desatada en el sector por Wells Fargo, y pasan a cotizar con avances próximos al 7%. El Ibex, que se esforzaba antes por evitar los números rojos, acelera ahora al 2,5% su revalorización, por encima de los 8.600 puntos