Los grandes bancos volvieron a poner contra las cuerdas al selectivo español. Por pelos, el Ibex 35 logró salvar 10.121 puntos tras ceder un 0,62%, si bien, en la semana suma un 1,07% de avance. Las renovadas presiones sobre el mercado de deuda soberana. En el mercado de divisas el euro cotiza a 1,32 dólares y, en el de materias primas, el barril de petróleo se compra a 88 dólares.

Las dudas sobre los periféricos se han reactivado con la manifiesta oposición de Merkel y Sarkozy al ‘Eurobono’, poniendo así en jaque los bonos españoles y, por ende, también los bancos nacionales. Hoy el diferencial entre el bono español y el alemán se ha elevado a 284 puntos básicos. Esto ha afectado seriamente a la banca del país, especialmente a Santander que ha terminado la sesión con el cartel de ‘farolillo rojo’. La entidad de Botín se ha dejado un 2,28%. Le han seguido otras del gremio: Popular (2,18%), Sabadell (1,99%), Bankinter (1,57%) y BBVA (1,32%). Banesto ha sido la menos perjudicada del sector (0,15%) un día después de recibir la misiva de expulsión del Ibex 35.

Dentro del grupo de los blue chips apenas se ha salvado Repsol (0,05%). Telefónica (0,17%) e Iberdrola (0,86%) han acompañado a la banca en la parte roja de la tabla.

Por el contrario, Gamesa ha coronado la cumbre del selectivo con un importante avance del 6,41% favorecido por los rumores sobre una posible OPA por parte de una compañía china. A la energética le ha seguido Sacyr Vallehermoso (2,83%), que hoy estrenaba las nuevas acciones de su ampliación de capital. Además, los derechos de Sacyr cerraban con una exuberante subida del 142,86%.

En el Mercado Continuo

La subida del 6,41% de Gamesa no ha podido ser superada por ningún otro valor cotizado. De lejos, aunque en segunda posición, le han seguido Sniace (4,46%) y Fluidra (4%). En la parte baja se han quedado Azcoyen (4,15%), Fergo Aisa (4%) y Quabit (3,81%).