La Junta General Extraordinaria de Accionistas de Compass aprobó hoy la compra de este banco estadounidense por parte del grupo bancario BBVA, por un montante superior a los 7.425 millones de euros (9.949 millones de dólares). Así lo indicó hoy en un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNVM) la entidad española, que cerrará esta operación el próximo mes, probablemente el día 7 de septiembre, según fuentes financieras.
Durante las últimas semanas, la entidad financiera española obtuvo la aprobación de la Reserva Federal (FED), la validación de los folletos por parte de la Securities Exchange Comission (SEC) y el visto bueno del Banco de España a la adquisición del cien por cien del capital social de Compass. Además de esta aprobación de la junta de Compass, los accionistas del BBVA aprobaron por unanimidad una ampliación de capital del 5,5% que servirá para costear una parte de esta operación, además de la venta del paquete que la entidad tenía en Iberdrola y otras fuentes internas de financiación. La compra de Compass supone la mayor adquisición realizada por el banco en sus 150 años de historia y es considerada como una "oportunidad única" para crecer en Estados Unidos. Con esta idea, el grupo tiene ya una importante presencia en España, en Latinoamérica, especialmente en México, y ahora en Estados Unidos y Asia, donde ya cuenta con sucursales en Hong Kong, Tokio y Singapur y oficinas de representación en Pekín, Shangai, Taipei y Seúl, que se unen las de Sydney y Bombay. Con Compass, cuya adquisición "estará consolidada" en las cuentas durante el último trimestre de 2007 con un pago del 52% en acciones y 48% en efectivo, la franquicia del BBVA en Estados Unidos, que se llamará BBVA USA, se situará directamente en el puesto 19 de las aproximadamente 8.000 entidades financieras que operan en ese país. Tras esta operación, según las previsiones del BBVA, Estados Unidos pasará a contribuir aproximadamente con un 10% de los resultados y activos totales del grupo, ya que en 2008 podría aportar al beneficio unos 283 millones de euros (589 en 2010). BBVA USA estará integrada por cinco bancos: Valley, Laredo, State National, Texas Regional y Compass, y tendrá 622 oficinas repartidas por siete estados: Texas, Alabama, Arizona, Florida, Colorado, Nuevo México y California. La franquicia estadounidense de la entidad financiera se convertirá en líder regional del llamado "Sun belt", la franja sur del país, un mercado de gran potencial "por su tamaño, su crecimiento y por el peso de la población hispana", según el presidente del BBVA, Francisco González. En febrero pasado y al anunciar la operación, González dijo que la compra de Compass es una adquisición "histórica", un salto similar al que en 2000 supuso la compra de Bancomer en México, que permitirá al banco "pasar de estar en la Champions (europea) a jugar en la NBA". Compass Bancshares, con sede en Birmingham (Alabama) aunque opera en seis estados, tiene una plantilla de 8.800 empleados, una red de 417 oficinas y cuenta con unos activos de más de 34.000 millones de dólares. En 2006 obtuvo un beneficio atribuido de 460 millones de dólares y en el primer trimestre de 2007, de más de 113 millones de dólares, un cinco% más que el mismo periodo del año anterior. En cuanto a la estructura de la operación, los accionistas de Compass podrán elegir entre recibir su contraprestación en dinero -71,82 dólares por título-, 2,8 acciones del BBVA por cada una de Compass o bien por una combinación de ambas opciones, aunque en cualquier caso, se emitirá un número concreto de títulos, por lo que, si es necesario, habrá prorrateo. Según el BBVA, una ampliación del capital que cubra el 52% de la transacción, junto con recursos propios y el resultado de la venta "equilibrada de la cartera industrial", es "la estructura de financiación más adecuada".