BBVA subió el lunes su previsión de crecimiento de la economía española en 2007 hasta el 3,7 por ciento, frente al 3,3 por ciento anterior.
Para 2008, la previsión del segundo banco español se sitúa en el 3,1 por ciento. La proyección gubernamental de crecimiento del Producto Interior Bruto para este año es del 3,4 por ciento y del 3,3 por ciento para 2008. Según el servicio de estudios del BBVA, el consumo se desacelerará ligeramente este año hasta una tasa del 3,4 por ciento, frente al 3,7 por ciento de 2006. Ello seguirá acompañado de un apreciable crecimiento del crédito al consumo, que pese mostrar una suave desaceleración desde 2004, todavía mantiene una expansión del orden del 20 por ciento en tasas anuales. Según el informe "Situación Consumo" el sólido consumo en España está apoyado en la mayor contribución de la renta real de los hogares por el sostenido aumento del empleo, el impacto de la reciente reforma del IRPF y la caída de la inflación. "Este escenario se apoya en el buen comportamiento del empleo, el impacto de la reforma del IRPF y la caída de la inflación, que actúan como soportes del crecimiento de la renta real", dijo el informe.