BBVA generó en 2017 un beneficio atribuido de 3.519 millones de euros, un 1,3% más que en el año anterior. Si se excluye el ajuste contable de Telefónica, el resultado del pasado ejercicio ascendió a 4.642 millones, un 19,7% más frente al resultado de 2016 sin las provisiones por las cláusulas suelo.

En un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) BBVA ha informado de que los principales factores que explican la cuenta son unos ingresos récord y el control de los gastos de explotación.

BBVA generó un margen de intereses de 17.758 millones de euros, un 4,1% más en comparación interanual y un 10,6% más en términos constantes, un máximo histórico, que también se vio en el cuarto trimestre. Esta partida, junto con las comisiones (es decir, los ingresos recurrentes), ascendió a 22.679 millones, un 4,1% superior a 2016 (+10,3% sin considerar el efecto de las divisas).

Estas líneas impulsaron el margen bruto hasta niveles récords: 25.270 millones 01.02.2018 (2,5% interanual o 7,9% a tipos de cambio constantes).

Los gastos de explotación descendieron un 2,3% en términos interanuales en el conjunto del año (2,2% a tipos de cambio constantes). La evolución de ingresos y costes generó unas ‘mandíbulas positivas’ y permitió que el ratio de eficiencia mejorara a cierre de año por cuarto ejercicio consecutivo (49,5%).

Asimismo impulsó el margen neto acumulado un 7,7% en términos interanuales (14,1% a tipos de cambio constantes), hasta los 12.770 millones, otra cifra récord.

Por lo que respecta a los indicadores de riesgo, se apreció una mejora importante en la tasa de mora, gracias a la reducción de préstamos dudosos. A cierre de diciembre, se situó en el 4,4%, 47 puntos básicos menos que un año antes. Se trata de la menor tasa de mora desde junio de 2012. Por su parte, la cobertura cerró en el 65%, mientras que el coste de riesgo se mantuvo estable, en el 0,9%.

En cuanto a la solvencia, el ratio CET1 fully-loaded alcanzó niveles del 11,1% en diciembre, por encima del objetivo del Grupo. Este ratio se eleva al 11,34%, si se tiene en cuenta el impacto de la nueva normativa contable IFRS9 y las operaciones corporativas anunciadas (BBVA Chile y el acuerdo con Cerberus), pendientes de cerrar este año.

Por su parte, el ratio de apalancamiento fully-loaded alcanzó el 6,6%, lo que permite a BBVA ocupar el primer puesto en relación con sus competidores europeos. Además, está previsto someter a la consideración de los órganos de gobierno correspondientes un pago en efectivo de 0,15 euros brutos por acción en abril, como dividendo complementario del ejercicio 2017.

Resultados de BBVA del cuarto trimestre

En la cuenta del cuarto trimestre, BBVA registró un cargo de 1.123 millones asociado a la evolución de la cotización de Telefónica. En el mismo periodo del año anterior, el resultado se vio impactado por la dotación de 577 millones antes de impuestos (404 millones después de impuestos) para cubrir las reclamaciones ligadas a las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios en España.

Si se excluyen ambos cargos, el beneficio atribuido en 2017 fue de 4.642 millones, un 19,7% superior al de 2016.

 

 

BBVA en España

En el área de actividad bancaria en España, el margen de intereses del cuarto trimestre creció un 2,1% respecto al trimestre previo. Aunque en la cifra acumulada no se vio un avance, los menores volúmenes de crédito se han visto parcialmente compensados por la subida del diferencial de la clientela en el año. Las comisiones continuaron evolucionando favorablemente (5,7% interanual en 2017).

Por su parte, el margen bruto ascendió a 6.180 millones, un 3,7% menos que en 2016.

Uno de los catalizadores de la cuenta fue la reducción interanual de los gastos de explotación, un 5,6%. A lo largo del año, la materialización de las sinergias logradas tras la integración de Catalunya Banc y las mejoras en eficiencia han ido cobrando cada vez más visibilidad. Otros factores destacables fueron la disminución de los saneamientos (-25,7% interanual) y de las provisiones (-54,3%), las primeras por menores deterioros crediticios y las segundas por la dotación, en 2016, relacionada con las cláusulas suelo.

Por su parte, destacó la disminución del saldo dudoso, que mejoró la tasa de mora hasta cerrar a finales de diciembre en el 5,2% (5,8% un año antes). La cobertura se situó en el 50%.

El beneficio atribuido del área alcanzó los 1.381 millones en 2017, un 52,7% superior en términos interanuales (5,5% sin incluir en la comparativa las provisiones por cláusulas suelo).

 

 

BBVA: Dividendo complementario

Por otro lado, BBVA ha informado que tiene previsto someter a la consideración de los órganos de gobierno correspondientes un pago en efectivo de 0,15 euros brutos por acción en abril como dividendo complementario del ejercicio 2017.

Francisco González, presidente de la entidad, destacó que “la fortaleza de los ingresos recurrentes y la mejora de la eficiencia demuestran que estamos dando pasos importantes en nuestra estrategia de transformación. 2017 ha sido un buen ejercicio y 2018 va a ser todavía mejor”

Los indicadores técnicos de BBVA dan al banco una puntuación de 5 sobre 10, al considerar que se encuentra en fase de consolidación, con una tendencia alcista en el medio plazo pero bajista en el largo. La volatilidad en ambos casos es decreciente.