BBVA obtuvo un beneficio neto atribuido de 1.150 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone un 7,3% menos que en igual periodo de 2010, cuando las ganancias de la entidad ascendieron a 1.240 millones.

A pesar de este descenso, se trata de un resultado que supera a las ganancias generadas en los dos trimestres precedentes, lo mismo que ocurre con los ingresos, según destacó el grupo.

"La resistencia de nuestros resultados se basa en una adecuada diversificación y en una acertado modelo de negocio", resaltó el consejero delegado de BBVA, Angel Cano, quien agregó que el peso de los mercados emergentes en los resultados del grupo seguirá creciendo.

La tasa de morosidad del banco que preside Francisco González se situó al cierre del primer trimestre en el 4,1%, frente al 4,3% de un año antes.

El banco terminó el primer trimestre con un 'core capital' del 8,9%, tras la incorporación de la participación de Garanti y con una generación órganica de capital de 0,2 puntos porcentuales.

El grupo destacó que a la fortaleza de capital se une una "holgada" posición financiera y liquidez. El 70% de los vencimientos del año ya están cubiertos.

El margen de intereses del BBVA alcanzó en el primer trimestre los 3.175 millones de euros, un 6,2% inferior al obtenido entre enero y marzo de 2010, en tanto que el margen bruto ascendió a 5.263 millones de euros, un 0,7% menos. Por su parte, el margen neto fue de 2.904 millones de euros hasta marzo, con un descenso del 8,8%.