BBVA obtuvo un beneficio neto en el primer semestre de 1.510 millones de euros, un 35,4% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Hasta junio BBVA provisionó 1.434 millones de euros para hacer frente a las nuevas exigencias de cobertura impuestas por el Gobierno. El mercado esperaba un beneficio neto de 1.7217 millones de euros, según datos de FactSet.

El margen de intermediación de BBVA subió un 14,9% hasta los 7.340 millones de euros frente a los 7.036 millones de euros esperados, mientras que el margen neto subió un 9,8% hasta los 6.134 millones, frente a los 5.817 previstos por los analistas.

El ratio de morosidad de la entidad se mantuvo en el 4% durante el segundo trimestre, a igual nivel que en los tres primeros meses del año.