BBVA ha colocado una emisión de cédulas hipotecarias por importe de 2.000 millones de euros a un plazo de siete años y un precio de 55 puntos básicos sobre la referencia 'midswap'.
La emisión ha recibido una demanda por importe de 3.000 millones de euros y se ha cerrado en menos de tres horas, confirmaron hoy a Europa Press en fuentes de la entidad que preside Francisco González.

Estas cédulas hipotecarias se han colocado entre un total de 135 inversores institucionales, de los que el 85% son extranjeros, sobre todo de Alemania y Francia.

Esta colocación de deuda coincide con la emisión de bonos culminada hoy por Banco Santander por importe de 2.000 millones de euros a un plazo de tres años y un precio de Euríbor a tres meses más 45 puntos básicos.