El presidente de BBVA, Francisco González, destacó hoy el alto grado de solvencia del sistema financiero español gracias, entre otras razones, a las exigencias regulatorias establecidas por el Banco de España, al tiempo que valoró la actual "posición de gran fortaleza" de la entidad. Según destacaron fuentes del banco en un comunicado, González ha afirmado, en una reunión con los directivos del banco en Madrid y Castilla La Mancha, que "es la hora de los bancos sólidos y bien gestionados".
Además, tras recordar los pilares "clave" para el éxito de la industria financiera del siglo XXI -principios, globalidad e innovación-, ha señalado que "anticipar los cambios y darles respuesta es la clave de nuestro futuro". Junto al consejero delegado del BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, el presidente del grupo explicó las "favorables" perspectivas del banco para los próximos trimestres y destacó la importancia estratégica del Plan de Innovación y Transformación. Según González, "hemos diseñado una estrategia muy consistente de medio y largo plazo, que busca diferenciar a BBVA por la excelencia, y en la que llevamos varios años trabajando" y según la cual "el grupo ha renunciado en numerosas ocasiones a financiar determinadas operaciones corporativas, conforme a una excelente y estricta gestión del riesgo". "Nuestra posición actual es de gran fortaleza", resaltó Francisco González, algo que en el actual contexto es "fundamental", ya que "es la hora de los bancos sólidos y bien gestionados". Goirigolzarri destacó que la "fortaleza" del BBVA se debe a una sólida calidad crediticia, al tiempo que resaltó la necesidad de seguir trabajando con los criterios de rigor que han sido "marca de la casa en los últimos tiempos". En cuanto a Madrid y Castilla La Mancha, González aseguró que son "dos comunidades autónomas clave para BBVA", ya que crece en ellas a ritmos superiores al 10%, con "una gran implantación", 669 oficinas, 4.087 trabajadores, que gestionan un volumen de negocio de 77.079 millones de euros, y una inversión crediticia 40.726 millones, con un ritmo de crecimiento del 14,08% hasta junio. Además, "ambas comunidades se han convertido en una de las principales plazas empresariales de Europa, atrayendo tanto Madrid como Castilla La Mancha las sedes de la mayoría de las empresas más importantes del país", aseguró el presidente de BBVA. Por su parte, el consejero delegado resaltó que el mercado español es "un mercado de crecimiento", por lo que "España es y seguirá siendo un área clave y fundamental para BBVA, un motor básico para el crecimiento orgánico de BBVA".