BBVA rompió durante el día de ayer la perfecta canalización bajista que desarrollaba desde finales de 2009.

BBVA rompió durante el día de ayer la perfecta canalización bajista que desarrollaba desde finales de 2009, dando rienda suelta a la proyección alcista del doble suelo realizado en junio y julio, la cual apunta encima de 7 euros. En cualquier caso, el precio ha quedado sin resistencia hasta 7,05 euros, lo cual representa un 10% adicional desde estos niveles.

La zona de 5,7 euros es ahora soporte importante.