BBVA rompió durante el día de ayer la perfecta canalización bajista que desarrollaba desde finales de 2009, dando rienda suelta a la proyección alcista del doble suelo realizado en junio y julio, la cual apunta encima de 7 euros. En cualquier caso, el precio ha quedado sin resistencia hasta 7,05 euros, lo cual representa un 10% adicional desde estos niveles.

La zona de 5,7 euros es ahora soporte importante.