BBVA cerró plano la sesión de hoy, con un precio por acción de 16,56 euros, tras anunciar un beneficio atribuido de 3.336 millones de euros en el primer semestre del año, un 84% más respecto al mismo periodo de 2005, gracias en parte a las plusvalías obtenidas por la venta de las participaciones en Repsol YPF, BNL y Banc Internacional d'Andorra.
Los títulos del banco oscilaron entre un precio máximo de 16,57 euros, y un mínimo de 16,36 euros, mientras que el volumen de negocio fue uno de los más altos de la sesión, con 283,99 millones de euros. El banco que preside Francisco González obtuvo 1.157 millones de euros por la venta de estas participaciones, sin las que habría obtenido un beneficio atribuido de 2.179 millones de euros, un 20,2% por encima del registrado en el mismo periodo del ejercicio anterior.