BBVA alcanzó al cierre del primer trimestre de 2008 un beneficio atribuido, excluyendo las operaciones singulares, de 1.442 millones de euros, lo que representa un aumento del 14,9% en relación a igual periodo de 2007. La fortaleza y recurrencia de los resultados, unidas a una favorable situación en términos de eficiencia, rentabilidad, gestión del riesgo, solvencia y liquidez, sitúan al Grupo en una buena posición, en un contexto de inestabilidad e incertidumbre internacional. El margen de Explotación creció un 14,9%, con un favorable comportamiento en todas las áreas de negocio. La tasa de morosidad se coloca en el 0,99%. Con extraordinarios, el beneficio del BBVA alcanza los 1.951 millones de euros en el primer trimestre, aproximadamente la misma cantidad que en igual periodo de 2007.
El segundo grupo financiero español destaca el incremento del 18% del crédito a la clientela, que alcanzó los 312.653 millones de euros. La tasa de mora empeoró, igual que le está ocurriendo al resto de entidades financieras, hasta el 0,99%, frente al 0,84% registrado un año antes y la tasa de cobertura para insolvencias se situó en el 200%, también algo peor que el 260% que tenía en marzo de 2007. La inversión crediticia total del Grupo presidido por Francisco González alcanzó los 336.076 millones de euros, el 7,5% más, una partida en la que destacaron los créditos con garantía real, que son los que incluyen las hipotecas y que crecieron el 12,2%, hasta los 105.411 millones. Asimismo, el BBVA dotó entre enero y marzo 141 millones de euros para provisiones, el 15% más, en tanto que para saneamientos crediticios aportó 545 millones, el 48,7% más. En cuanto a los depósitos, el Grupo atesoraba a cierre de marzo un volumen de 237.460 millones de euros de su clientela, el 7,8% más que un año antes, en tanto que fondos consignados fuera del balance alcanzaron los 146.049 millones, el 2% más, aunque se vieron lastrados por el retroceso del 4,2% de los fondos de inversión. Estos resultados, explica la entidad, fueron fruto de la "recurrencia y fortaleza" del Grupo "en un periodo de incertidumbre e inestabilidad internacional", con un "alto dinamismo comercial, elevados niveles de eficiencia y rentabilidad, buena calidad de riesgo, una adecuada solvencia y una sólida posición de liquidez". Principales márgenes En cuanto a los principales márgenes del negocio, el de intermediación creció el 22,4% y alcanzó los 2.734 millones, gracias a los mayores volúmenes de actividad, con un incremento del 1% de los ingresos por operaciones financieras. La entidad ingresó hasta marzo 1.175 millones en concepto de comisiones netas por venta de productos, que crecieron el 3,7%, al tiempo que la actividad de seguros le permitió anotarse otros 199 millones, o el 16,8% más, lo que condujo a un margen ordinario de 4.799 millones de euros, tras crecer el 16,8%. En el capítulo de los gastos, en este periodo los que más crecieron fueron los generales de administración, el 16,2% hasta los 730 millones, en tanto que los de personal alcanzaron los 1.178 millones tras crecer el 13,7%. El margen de explotación, el que refleja más fielmente la evolución del negocio bancario, se situó en 2.700 millones de euros, tras crecer el 14,9%. Áreas de negocio Por áreas de negocio, España y Portugal aportó al Grupo un beneficio neto de 698 millones de euros hasta marzo de 2008, lo que representa un incremento interanual del 18%, en tanto que Estados Unidos fue, por su parte, el área que más creció en términos porcentuales, el 119,7%, hasta alcanzar los 84 millones de euros, gracias a la incorporación a las cuentas en septiembre del banco estadounidense Compass, adquirido en febrero de 2007. México, por su parte, aportó al Grupo un beneficio neto de 501 millones, el 12,4% más, en tanto que América del Sur le hizo ingresar 181 millones, el 9% más. Negocios Globales logró un beneficio neto de 266 millones, el 4,6% más, en tanto que Actividades Corporativas tuvo unas pérdidas de 288 millones, superiores a los 171 millones que perdió un año antes. Dividendo y plusválías Según informó la entidad, estos resultados le permitirán elevar el dividendo que reparte a sus accionistas el 15,1%, hasta 0,733 euros por título. Por otra parte, el BBVA atesora, a cierre de marzo, unas plusvalías latentes de cerca de 3.000 millones de euros en sus carteras de participaciones, pese a las ventas realizadas en 2007 y 2008 y a la evolución a la baja de los mercados. Por último, el beneficio trimestral antes de impuestos ascendió a 2.056 millones de euros, lo que implica un 10,1% más que entre enero y marzo de 2007.