BBVA observa "signos claros de estabilización", aunque no de recuperación "sostenida", en el panorama macroeconómico español, hasta el punto de que prevé que la economía española se contraiga en el segundo trimestre un 0,8% en tasa intertrimestral, la mitad de lo que lo hizo en los primeros tres meses del año (-1,9%), y dos décimas menos de lo que estimaba en abril.