BBK ha alcanzado un acuerdo con Kutxa para la venta a la caja guipuzcoana de la participación del 5,7% que le quedaba en Construcciones Auxiliares de Ferrocarril (CAF), según el presidente de la entidad vizcaína, Xabier de Irala. La entidad ha optado por "salir" de CAF al considerar que su proyecto industrial ya está "consolidado", que tiene una cartera consolidada y una estructura de accionistas estable, lo que la protege de posibles opas hostiles. Las acciones de CAF reaccionan a la baja en bolsa con descensos que han llegado a superar el 9 por ciento.
La operación, enmarcada en una política de mayor rotación y diversificación de las inversiones de la cartera industrial que se plantea BBK en el nuevo período, se produce días después de que la entidad financiera notificase la venta de otro 5,1% de CAF a Cartera Social S.A., la sociedad que administra la participación de los propios trabajadores de la empresa. Irala ha recordado que a principios de los años noventa, de cuando data la participación de BBK en CAF, la situación en esta empresa era "complicada". En este sentido destaca que "hemos apoyado el desarrollo del proyecto" hasta que CAF se ha situado "en primera línea a nivel mundial" y Irala, que se ha mostrado convencido de que la reestructuración del accionariado que implica la salida de BBK de CAF "va a ir en beneficio" de esta empresa, ha asegurado que la caja de ahorros vizcaína seguirá siendo una entidad financiera de referencia para la compañía.