Baxter ha cerrado el segundo trimestre del año con un beneficio neto de 587 millones de dólares o 96 centavos por acción, un 8% más que en el mismo periodo del año anterior y por encima de las estimaciones de los analistas. La compañía ha atribuido esta mejora a la demanda de los medicamentos con la hemofilia.