El mayor grupo químico del mundo, BASF, subió en el primer semestre el beneficio neto hasta 2.467 millones de euros (3.848 millones de dólares), un 19,8% más que en el mismo periodo de 2007 por el aumento de las ventas. Según informó hoy la compañía, el volumen de negocios ascendió en los seis primeros meses del año un 10%, hasta 32.226 millones de euros (50.272 millones de dólares), en comparación con las cifras del mismo periodo del año anterior. El presidente de BASF, Jürgen Hambrecht, dijo que "la demanda de nuestros productos es alta" y "que debido al fuerte aumento de los costes de la materias primas debemos subir notablemente los precios de venta".
La facturación mejoró hasta junio en todas las regiones excepto en Norteamérica donde retrocedió un 1% por la debilidad de dólar frente al euro. Sin los efectos negativos por la depreciación del billete verde, el volumen de negocios hubiera subido en Norteamérica un 14% en el primer semestre. El beneficio operativo (EBIT) subió un 16,1%, hasta unos 4.662 millones de euros (7.272 millones de dólares), frente a los seis primeros meses de 2007. Además, en la primera mitad del año BASF compró acciones propias por valor de 1.100 millones de euros (1.716 millones de dólares). En el segmento de químico, BASF subió el Ebit en el segundo trimestre un 34%, frente al mismo periodo de 2007, mientras en el segmento de plásticos lo hizo un 14%. Además, BASF mejoró el Ebit en la unidad de soluciones para la agricultura un 51% por el aumento de las ventas, de los precios y de productos innovadores muy rentables. El Ebit de la unidad de petróleo y gas aumentó en el segundo trimestre un 44%. En 2006 BASF se hizo con la división de química para la construcción de Degussa, el especialista en resinas Johnson Polymer y el consorcio estadounidense Engelhard.