BASF ha obtenido un beneficio de 2.030 millones de euros en el segundo trimestre, gracias a su división química. Las ventas han aumentado un 18,9% a 14.656 millones, mientras el beneficio neto ha crecido hasta 1.024 millones. BASF prevé para el conjunto de 2007 un incremento significativo de las ventas y un crecimiento del EBIT antes de extraordinarios similar a 2006.