El grupo químico alemán BASF y la compañía informática estadounidense IBM han firmado un acuerdo para desarrollar de forma conjunta soluciones químicas para la industria de semiconductores. Ambos socios quieren fabricar materiales electrónicos para futuros procedimientos de producción de chips nuevos de alto rendimiento. BASF calcula que las nuevas tecnologías y productos químicos se podrán aplicar en la industria de microprocesadores de Norteamérica, Asia y Europa a partir de 2010.