El petróleo repuntaba por tercera sesión consecutiva el lunes y tocó su máximo en más de tres semanas, cerca de 69 dólares el barril, mientras las bolsas subían gracias a la esperanza en una recuperación económica que impulsaría la demanda de combustible.