Barclays, el tercer mayor banco de Reino Unido, prevé que el beneficio de 2007 cumplirá con las expectativas de los analistas y se verá impulsado en el vigoroso crecimiento de su división de tarjetas de crédito Barclaycard. En un informe anual sobre actividad, Barclays señala que estima que su beneficio por acción (BPA) para el año con cierre el 31 de diciembre estará 'ampliamente en línea' con los 68,8 peniques esperados actualmente por los analistas.
Barclays ha tratado de tranquilizar a sus inversores al anunciar que su rendimiento en los nueve primeros meses del año se ve apoyado por sus filiales internacionales de banca minorista y comercial. El tercer mayor banco por valor de mercado del Reino Unido señala que su exposición a los créditos no garantizados sigue mejorando y que los cargos relacionados han sido "insignificantes" en lo que a hipotecas se refiere. Para el resto del ejercicio Para el resto del año, Barclays indica que espera que los resultados por acción de 2007 estarán en línea con la previsión actual de consenso del mercado. Para sus operaciones de banca de inversión, el banco se remite al informe de negocios de hace dos semanas, cuando Barclays anunció que tendrá que hacer frente rebajas de valor contable por valor de 1.300 millones de libras en el segundo semestre de 2007 por la deuda relacionada con las hipotecas de alto riesgo y otros instrumentos crediticios. "Nuestro rendimiento en los nueve primeros meses del año se vio respaldado por un buen crecimiento subyacente en la banca minorista y comercial, y por la fortaleza de la banca de inversión y la gestión de inversiones ante unas condiciones del mercado turbulentas en el segundo semestre", afirma el consejero delegado, John Varley. Las acciones de Barclays han caído desde finales de agosto un 20%, dañado por la exposición de la compañía a las hipotecas "basura".