El banco británico sufre un castigo del 4,2% en la apertura de la jornada en la Bols de Londres, después de que Qatar anunciara sus planes de desinversión, mediante la venta de 379 millones de acciones.