Barclays anunció un descenso de sus beneficios del primer trimestre, al tiempo que anunciaba una pérdida neta de 1.000 millones de libras en su división de inversiones por el deterioro de las condiciones del mercado de crédito. El grupo indica en un avance sobre su negocio que el beneficio de los tres primeros meses del año fue inferior al resultado muy fuerte del periodo equivalente del año pasado.