Así, ha recrodado que ambas han declarado que "no se sienten caballeros blancos" de nadie con sus respectivas participaciones en el banco, del 4,87% en el primer caso y del 3% en el segundo.Además, señala que ambas participaciones datan de hace tiempo y tienen un carácter financiero, lo que ocurre es que se han conocido recientemente, a consecuencia de la entrada en vigor de la normativa que obliga a comunicar las participaciones en empresas cotizadas que superen el 3%.Echegoyen ha dejado muy claro, en cualquier caso, que el Consejo de Administración del banco esperará al dictamen del Banco de España para decidir si da entrada o no en su seno a Crédit Agricole, puesto que una parte de su actividad comercial en España entre en clara competencia con la que realiza Bankinter.Preocupa la morosidad
En cuanto a la morosidad, una de las variables que más preocupan a las entidades financieras desde que se hizo evidente el cambio de ciclo, Echegoyen aseguró que están muy tranquilos, porque aunque es verdad que ha subido, la cifra total de riesgos dudosos sigue siendo muy baja, de 155,27 millones, y la tasa de mora es aún muy discreta, del 0,36%, "mejor que la media del sector".El ratio de mora de la banca española estaba en niveles históricamente bajos, no podía bajar más, y ahora va a subir, en parte porque el menor crecimiento de la economía española hará más difícil pagar sus deudas a algunos clientes de determinados sectores, como el inmobiliario, explica.A su juicio, la desaceleración del crédito, que está siendo más acusada de lo que se esperaba, no tiene nada de aterrizaje suave y está claro que afectará a la economía española, aunque no de forma dramática, puesto que no sólo se basa en la construcción sino que tiene otros recursos como el turismo, que contribuirán a compensar este descenso.En el caso concreto de Bankinter, Echegoyen explica que el crecimiento del crédito hipotecario ha pasado del entorno del 50% que registraba en 1999 a crecer el 14% en 2007.Además, se ha mostrado convencido de que la crisis de liquidez no afectará mucho a Bankinter, puesto que financia más del 40% de sus créditos con titulizaciones, es decir, los convierte en bonos y luego los vende, y, además, posee unos 3.500 millones de euros "en papel" que aún no ha descontado ante el BCE, cosa que haría si lo necesitara.Evolución de la acciónEn cuanto a la evolución de la acción, que subió el 5% en 2007 y cae un 12% en lo que va de año, Echegoyen ha explicado que en la actual situación de desconfianza, falta de liquidez y miedo a una posible recesión en Estados Unidos, el sector bancario "no está de moda" y, aunque el español es más solvente, transparente y fiable que otros, también se va a ver afectado.En cualquier caso, Echegoyen se ha mostrado muy satisfecho de los beneficio obtenidos en 2007, que fueron los mejores de la historia del banco, y explicó que ahora mismo "estamos creciendo al ritmo que nos habíamos marcado, en los negocios que más nos interesan, como banca privada y pymes y hemos logrado mantener los niveles de calidad crediticia y solvencia".De hecho, el negocio de banca privada o rentas altas, de donde confía que venga la mayor parte de sus ingresos futuros, así como de las pymes, ha aportado 133,6 millones de euros antes de impuestos al beneficio, un 23,2% más, al tiempo que el negocio de pymes añadió 72,4 millones, el 34,7% más.Por último, Echegoyen ha pronosticado que 2008 será un año difícil para el conjunto del sector financiero, aunque ha asegurado que para Bankinter, el nuevo escenario constituye "todo un reto y una opotunidad de negocio"