El Ibex 35 se habría quedado sin gas hasta diciembre, según las estimaciones de Bankinter para el último trimestre del año. Los expertos del banco, no obstante, considran que el selectivo podría subir algo más de un 15% finales de 2018.

Bankinter ha situado el objetivo del selectivo español para este año entre 10.500 y 10.600 puntos, es decir, esperan poco más de un índice que desde enero sube algo más de un 9%.  Para 2018 el objetivo está en 11.758 puntos.

Los expertos del banco son optimistas con respecto a la economía global y lejos de ver el final del ciclo, consideran que estaríamos en el primer tercio del actual. En el informe señalan que “ pensamos que apenas hemos consumido su primer tercio o algo más, en el peor de los casos. Eso significa que aún tenemos por delante al menos cinco años más de expansión, siempre que las variables exógenas (Corea del Norte, política americana…) no cambien la situación”.

En este contexto siguen confiando en las bolsas que, en su opinión, siguen siendo un activo más interesante que la deuda. Explican que “las bolsas continúan ofreciendo valor. Y seguirá siendo así mientras los resultados empresariales sigan mejorando trimestre a trimestre, aunque por primera vez en varios trimestres los beneficios esperados se revisan ligeramente a la baja y eso hace que nuestras valoraciones sean modestamente inferiores”.

En este último informe han reducido sus objetivos para los principales índices del mundo en 2018. En el caso del Ibex lo han reducido desde 11.875 hasta 11.758 puntos.  En el siguiente gráfico se pueden observar los objetivos para el resto de bolsas:

Objetivos para los índices

Explican estos analistas que la caída de la tasa de crecimiento de las ganancias de las empreass no es grave, “pero es una tendencia que debe ser tenida en cuenta porque, si se consolidara en los siguientes trimestres, las valoraciones de las bolsas tenderían a estancarse, aunque todavía ofrecieran recorrido”.

En este entorno consideran que las compañías europeas comienzan a ganar visibilidad frente a las estadounidenses. Por eso apuestan por la eurozona, seguida de Estados Unidos y España. En cuanto a los mercados emergentes mejoran su recomendación hasta compra táctica, excepto China y Rusia. Eso sí, siguen apostando por comprar India.