El consejero delegado de Bankinter, Jaime Echegoyen, confía en que la entidad pueda terminar el presente ejercicio con una tasa de morosidad inferior al 3%, algo menos de la mitad que el conjunto del sistema financiero español, que podría acercarse al 6%, según sus cálculos.