Bankia ha acordado la fusión por absorción de BMN. La operación se articulará mediante la entrega de 205,6 millones de acciones de nueva emisión de la entidad capitaneada por Ignacio Goirigolzarri, lo que supone valorar al segundo banco en 825 millones de euros.

El Consejo de Administración de Bankia ha decidido suscribir un acuerdo de integración con BMN, que se articulará mediante la entrega de 205,6 millones de acciones de nueva emisión del primer banco a los accionistas del segundo, al que se valora en 825 millones de euros, esto es, 0,41 veces su valor en libros.

Así, BMN pasará tener un 6,7% del capital de Bankia una vez completada la fusión por absorción. Poseerán acciones líquidas, que cotizan en Bolsa y que pagan un dividendo que ha sido creciente desde que se abonó el primero en julio de 2015, con cargo al beneficio de 2014.

El banco capitaneado por Ignacio Goirigolzarri destaca que esta operación la “refuerza como cuarta entidad en el mercado español y se produce en un momento de perspectivas positivas para el sistema financiero, tanto por el crecimiento esperado del negocio como por la previsible evolución de los tipos de interés”.

Vea también: “Creo que el crash de las bolsas llegará a partir del primer trimestre de 2018”

Los números de la operación

Se espera un crecimiento del beneficio por acción del 16% y el retorno esperado de la inversión (ROIC) será del 12% en el tercer año. La rentabilidad de Bankia, medida como el retorno sobre fondos propios (ROE), crecerá unos 120 puntos básicos. En cuanto al capital, espera tener un ratio fully loaded del 12% a finales de 2017, para cuando se prevé que se produzca el cierre efectivo de la operación.

La fusión permitirá alcanzar unas sinergias de 155 millones de euros a partir del tercer año, equivalentes al 40% de la actual base de costes de BMN, si bien se espera conseguir ya en el segundo año la práctica totalidad de ellas, 149 millones de euros.

Los saneamientos adicionales por 700 millones de euros en la cartera de créditos y adjudicados de BMN permiten que las coberturas de Bankia se mantengan tras la operación en sus estándares actuales. La entidad resultante tendrá un peso del sector promotor sobre el total de préstamos de apenas el 1,5%, la cifra más baja de todos los bancos cotizados. Y el volumen de adjudicados netos de provisiones será el segundo más bajo, de apenas el 1,4% de los activos.

Vea también: El ciclo y los mercados comienzan a pedir un descanso

Tras la operación, Bankia pasará a tener un capital total de 3.085 millones de acciones. Con la actual composición de los accionariados de las dos entidades, el reparto accionarial del banco resultante dejaría al FROB con un 66,56% del capital aproximadamente; los actuales accionistas privados de Bankia contarían con el 31,11%, y los accionistas privados de BMN, el 2,33%.

BMN aporta a Bankia unos 38.000 millones de euros en activos y una franquicia líder en la Región de Murcia, Granada e Islas Baleares. El volumen de créditos crece un 20% y el de depósitos lo hace un 28%. Por otro lado, gracias a la integración, la entidad presidida por Ignacio Goirigolzarri contará con cuotas de mercado superiores al 30% en Granada y la Región de Murcia, y del 25% en Islas Baleares

Devolución de ayudas

El presidente de Bankia destaca que “tras haber culminado con éxito el proceso de reestructuración de la entidad, ahora está preparada para iniciar una nueva fase de  crecimiento, en la que la integración de BMN es tremendamente positiva porque nos permite completar la franquicia en unos territorios muy dinámicos en los que teníamos una presencia muy limitada”.

Goirigolzarri apunta que “la operación es muy buena para todos los accionistas del banco por lo que supone de creación de valor. Y es muy positiva para los contribuyentes porque la unión de ambas entidades incrementa la capacidad de devolver las ayudas recibidas”.

Vea también: Un alto en el camino que puede generar oportunidad de compra

Por su parte, el presidente de BMN, Carlos Egea, subraya que “la fusión es una buena  operación para nuestros accionistas, empleados y clientes, por cuanto BMN se integra en el cuarto grupo financiero del país, que es, además, el más solvente, eficiente y rentable”.

Y añade que este es el mejor modo para “continuar siendo útiles a las familias y las empresas de los territorios en los que estamos implantados para seguir contribuyendo a su desarrollo socioeconómico”.

Próximos pasos

El siguiente paso es la petición conjunta por parte de Bankia y BMN al Registro Mercantil de Valencia de la designación de un experto independiente que dé su visto bueno al proyecto de fusión.

Una vez recibido, se procederá a la convocatoria de las correspondientes Juntas Extraordinarias de Accionistas. Su celebración está prevista para el mes de septiembre.

Finalmente, solventado este trámite, se solicitarán las autorizaciones a los distintos reguladores, supervisores y autoridades que deben aprobar el proceso.

Vea también: La subida es débil. No incrementamos peso y rotamos posiciones