Bankia se desploma al volver a cotizar. Los inversores huyen del valor tras conocerse unas necesidades de capital muy superiores a las descontadas por el mercado.


Bankia regresa al parqué con un desplome del 20,89% en los 1,24 euros. El viernes, cuando la propia entidad rogaba a la CNMV que le suspendiera de cotización, antes de dar a conocer sus cuentas auditadas de 2011, cotizaba en los 1,57 euros.

Los inversores huyen corriendo de Bankia después de que la entidad haya reconocido que necesita otros 19.000 millones de ayudas públicas. Dinero que, unido a los 4.465 millones que ya recibió en 2010, se convierte en el mayor rescate financiero de la historia de nuestro país. El Estado materializará estas ayudas con la suscripción de ampliaciones de capital de la financiera lo que, a su vez, conllevará un efecto dilutivo enorme de las posiciones de otros inversores.

Además, la entidad presidida por Ignacio Goirigolzarri ha convertido los 300 millones de beneficios de 2011 en pérdidas por valor de 3.000 millones de euros. El equipo gestor se compromete a estudiar fusionar BFA y Bankia y a realizar una gestión ‘austera, eficiente y transparente’ que comprenderá la venta de inmuebles y participadas, entre otros recursos.

Así pues, en bolsa las órdenes de compra entre los tenedores de acciones de Bankia son prácticamente el doble de las de compra. El valor se desploma y Nomura fija el precio objetivo de la acción en 0,20 euros, mientras que JPMorgan lo hace en los 0,31 euros. Según estas previsiones a 12 meses vista, el valor tendría que devaluarse entre un 75% y un 83% más. En los 10 meses que lleva cotizando en bolsa, la acción ya ha perdido un 66% de su valor.

GRÁFICO HISTÓRICO BANKIA: